Los huevos son uno de los alimentos más saludables del mundo y por eso mucha gente también se ha decidido por comer huevos crudos.

Contienen numerosos nutrientes importantes y pueden proporcionar grandes beneficios para la salud. Los huevos crudos aportan los mismos beneficios que los huevos cocidos.

Sin embargo, el consumo de huevos crudos, o platos que los contengan, plantea preocupaciones sobre el riesgo de infección por Salmonella.

Además, la absorción de algunos nutrientes puede reducirse o incluso eliminarse.

Comer huevos crudos es nutritivo.

Al igual que los huevos cocidos, los huevos crudos son muy nutritivos.

Son ricos en proteínas de alta calidad, grasas, vitaminas, minerales, antioxidantes saludables que protegen nuestros ojos y varios nutrientes más.

Un huevo crudo de 50 gramos contiene (1):

  • Calorías: 72.
  • Proteína: 6 gramos.
  • Grasa: 5 gramos.
  • Vitamina A: 9% de la RDI.
  • Vitamina B2 (Riboflavina): 13% de la RDI.
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico): 8% de la RDI.
  • Vitamina B12 (cobalamina): 7% de la RDI.
  • Selenio: 22% de la RDI.
  • Fósforo: 10% de la RDI.
  • Folatos: 6% de la RDI.

Además, un huevo crudo contiene 147 mg de colina, un nutriente esencial importante para la función cerebral. La colina también puede jugar un papel importante en la salud del corazón (2, 3, 4).

Los huevos crudos también son ricos en luteína y zeaxantina. Estos importantes antioxidantes protegen los ojos y pueden reducir el riesgo de enfermedades oculares relacionadas con la edad (5).

Es importante tener en cuenta que casi todos los nutrientes se concentran en la yema. La clara se compone principalmente de proteínas.

La proteína de los huevos crudos no se absorbe tan bien.

Los huevos son una de las mejores fuentes de proteínas de la dieta.

De hecho, los huevos contienen los 9 aminoácidos esenciales en las proporciones correctas. Por esta razón, a menudo se refiere como una fuente de proteína completa.

Sin embargo, comer huevos crudos puede disminuir la absorción de estas proteínas de calidad.

Un pequeño estudio comparó la absorción de la proteína de huevos cocidos y crudos en 5 personas (6).

El estudio demostró que el 90% de la proteína de los huevos cocidos se absorbe, pero en los huevos crudos sólo el 50%. En otras palabras, la proteína de los huevos cocidos era un 80% más digerible.

Aunque la proteína se absorbe mejor a partir de huevos cocidos, algunos nutrientes pueden estar ligeramente reducidos por la cocción. Aquí incluimos la vitamina A, vitamina B5, fósforo y potasio.

Las claras de huevo crudo pueden bloquear la absorción de la biotina.

La biotina es una vitamina B soluble en agua, también conocida como vitamina B7. Esta vitamina participa en la producción de glucosa y ácidos grasos. También es importante durante el embarazo (7).

Si bien las yemas de huevo son una buena fuente dietética de biotina, las claras de huevo crudas contienen una proteína llamada avidina que se une a la biotina en el intestino delgado, impidiendo su absorción (8, 9, 10).

Debido a que el calor destruye la avidina, esto no es un problema cuando el huevo se ha cocinado.

En cualquier caso, incluso si comes huevos crudos, es muy poco probable que sufras deficiencia de biotina. Para que esto suceda, tendrías que consumir huevos crudos en grandes cantidades, al menos una docena al día durante un largo periodo de tiempo (11).

Comer huevos crudos te expone a infecciones bacterianas.

Comer huevos crudos

Comer huevos crudos y poco cocinados puede infectarnos con Salmonella, un tipo de bacteria dañina (12). Esta bacteria no sólo se puede encontrar en la cáscara del huevo, sino también en el interior (13).

El consumo de huevos contaminados puede causar intoxicación alimentaria.

Los síntomas de la intoxicación alimentaria incluyen calambres estomacales, diarrea, náuseas, fiebre y dolor de cabeza. Estos síntomas generalmente aparecen de 6 a 48 horas después de comer y pueden durar de 3 a 7 días (14).

Afortunadamente, el riesgo de encontrar un huevo contaminado es muy baja. Un estudio demostró que sólo 1 de cada 30.000 huevos está contaminado (15).

Sin embargo, desde la década de 1970 hasta la década de 1990, las cáscaras de huevo contaminadas por Salmonella fueron la fuente más común de infección (18).

Desde entonces, se han producido algunas mejoras en el procesamiento de los huevos, lo que lleva a un menor número de brotes de Salmonella.

Estos cambios incluyen la pasteurización. Este proceso utiliza el tratamiento térmico para reducir el número de bacterias y otros microorganismos de los alimentos (19).

La infección bacteriana es más peligrosa para ciertas personas.

La infección por Salmonella es más preocupante en ciertas poblaciones. En algunas personas, puede tener consecuencias graves o incluso mortales.

Podemos incluir (20):

  • Bebés y niños pequeños: El grupo de edad más joven es el más susceptible a las infecciones debido a sus sistemas inmunes inmaduros.
  • Mujeres embarazadas: En casos raros, la Salmonella puede causar calambres en el útero de las mujeres embarazadas que pueden conducir a un parto prematuro o muerte fetal (21).
  • Ancianos: Las personas mayores de 65 años son más propensas a morir a causa de infecciones transmitidas por los alimentos. Los factores que contribuyen incluyen la desnutrición y cambios relacionados con la edad en el sistema digestivo (22).
  • Individuos inmunocomprometidos: El sistema inmunológico es más débil y más vulnerable a las infecciones en personas con enfermedad crónica. Las personas con diabetes, VIH y tumores malignos se encuentran entre aquellas que no deben comer huevos crudos (23).

Estos grupos deben evitar comer huevos crudos y alimentos que los contengan.

Cómo minimizar el riesgo de infección bacteriana.

No es posible eliminar completamente el riesgo de infección al comer huevos crudos. Sin embargo, hay maneras de reducirlo (24).

Aquí tienes algunos consejos eficaces:

  • Comprar huevos y productos de huevo pasteurizados.
  • Sólo comprar huevos conservados en la sección de comida refrigerada de los supermercados.
  • Mantener refrigerados los huevos en casa. Su almacenamiento a temperatura ambiente puede inducir un rápido crecimiento de bacterias dañinas.
  • No comprar o consumir huevos pasada su fecha de caducidad.
  • Deshacernos de huevos rotos o sucios.

Sin embargo, la única forma segura de eliminar el riesgo es cocinar los huevos.

Usamos cookies para facilitar y mejorar tu navegación por nuestra web y ofrecerte nuestros servicios. Al navegar por nuestra página web aceptas nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar