Combatir el Síndrome de Fatiga Crónica comiendo.

90 Flares 90 Flares ×

Realizar una dieta saludable y una mejor alimentación puede ayudar a controlar muchas enfermedades, incluido el cansancio persistente y la tensión mental del Síndrome de Fatiga Crónica.

Como con cualquier enfermedad crónica, la alimentación desempeña siempre un papel importante al mantener la energía y permitir que nuestros cuerpos se recuperen. Lo más importante es evitar aquellos alimentos que nos roban energía o que sólo nos darán pequeños picos de energía. Al ingerir los alimentos correctos, los alimentos que todos, no sólo las personas que sufren el Síndrome de Fatiga Crónica, deberíamos comer, todos podemos obtener  energía de una forma más natural, eliminando el cansancio y la fatiga.

Los alimentos que se deben evitar con el Síndrome de Fatiga Crónica.

Para los pacientes con Síndrome de Fatiga Crónica, el consejo principal es evitar los carbohidratos procesados o refinados, como el azúcar o la harina blanca que se encuentra en alimentos como el pan blanco, galletas, pasteles y refrescos.

El azúcar tiene múltiples efectos perjudiciales en pacientes con Síndrome de Fatiga Crónica. Se deprime el sistema inmunológico, aumenta la inflamación y estimula el crecimiento de hongos en los intestinos. También causa un aumento rápido del nivel de azúcar en sangre, seguido de una hipoglucemia. Esta hipoglucemia causa fatiga, ansiedad y antojos de más azúcar, creándose un círculo vicioso.

También se recomienda evitar el edulcorante artificial aspartamo y el glutamato monosódico, que pueden causar reacciones adversas en algunos pacientes con síndrome de fatiga crónica. Evitar el aspartamo puede reducir el dolor y mejorar la función cognitiva en muchos pacientes. El glutamato monosódico también es una causa común de reacciones de hipersensibilidad en estos pacientes. No es una verdadera alergia, pero puede exacerbar casi cualquier síntoma.

Alimentación y energía natural.

La lista de lo que podemos comer para ayudarnos a restaurar nuestra energía natural es mucho más grande – y mucho mejor – que lo que debemos evitar. Y una vez más, la mayoría de estos  alimentos son los que se recomiendan para todas las personas, con Síndrome de Fatiga Crónica o sin él.

Lo más recomendable es una dieta baja en carbohidratos procesados y optar por carbohidratos integrales para mejorar los síntomas del Síndrome de Fatiga Crónica. Debemos centrarnos en el pescado, vegetales, carnes magras, huevos, quesos y frutas de color oscuro, como las bayas.

También se recomienda un consumo elevado de agua, sal y proteínas. Debido a que los niveles de hormonas suprarrenales son inadecuados en algunos pacientes con Síndrome de Fatiga Crónica, las personas se deshidratan y necesitan un aumento en el consumo de sal y agua. La excepción sería las personas con presión arterial alta o insuficiencia cardíaca. Además, el aumento en la ingesta de proteína tiende a ayudar a mantener el azúcar en la sangre estable.

Es importante realizar comidas frecuentes más pequeñas en lugar de realizar tres comidas grandes. Esto ayuda a evitar atracones y sentirnos peor después.

En general, en lugar de una recomendación en concreto, recuerda que cada persona es diferente, y hay que comer lo que nos hace sentir mejor. Pero con cuidado ya que, por ejemplo, los azúcares pueden hacer que te sientas mejor inmediatamente pero luego te sentirás horrible horas más tarde. Tómate tu tiempo para ver qué alimentos afectan tu bienestar general.

1cd3ac69 Combatir el Síndrome de Fatiga Crónica comiendo. Combatir el Síndrome de Fatiga Crónica comiendo.

Artículos Relacionados:

90 Flares Twitter 35 Facebook 52 Google+ 2 Pin It Share 1 90 Flares ×